exotics exotics loro
Artículos de interés
Veterinaria

La necropsia

facebook twitter
Enviar a un amigoenviar a un amigo Imprimirimprimir

Investigar la causa de la muerte de un loro o cualquier especie de pájaro que poseamos, nos puede descubrir algunos sorpresas desagradables, como una mala manipulación, una alimentación inadecuada o un agente patógeno presente en su hábitat. Para poner solución a estos problemas y evitarlos en un futuro es necesaria la necropsia.

La necropsia veterinaria es el equivalente a la autopsia humana y realizada correctamente, puede proporcionar al veterinario y al dueño un diagnóstico que determine, la causa exacta de la muerte del animal. Debemos subrayar la importancia de realizar la necropsia a cada loro fallecido, sea cual sea la cantidad de loros con los que convivía o su hábitat. El dueño de un solo loro precisa saber el origen de la patología que afectó a su pájaro para tomar medidas y prevenir así contaminar a un nuevo loro con los organismos patógenos que todavía pueden quedar en la jaula o en el medio ambiente. En las casas donde habitan varios loros, la necesidad de realizar una necropsia es más importante. El dueño debe conocer el riesgo de la contaminación presente, que podría matar a uno o todos los loros restantes. El propietario de una pajarería debe pedir siempre la necropsia, aunque sea otro gasto añadido; si trata de ahorrar existe el riesgo de encontrar muchos más pájaros muertos. El coste sería entonces más caro que el precio del veterinario y del laboratorio. Además, vender loros contaminados que enfermarán y morirán con el nuevo dueño provocará que en una próxima ocasión este busque a su animal de compañía en otro establecimiento. El criador sería imprudente al no realizar la necropsia a cada loro o cría fallecida en su programa. Al conocer la causa de la muerte, además de averiguar la enfermedad que les afecta, puede descubrir fallos en sus técnicas de manejo y de alimentación. Así podrá corregir sus errores, rebajar la mortalidad y tener más crías la temporada próxima.

Veterinara - MundoExotics

La conservación del cadáver

Nuestros pájaros tienden a morir siempre en los momentos más inoportunos (en relación con la necesidad de conservar la materia orgánica dentro de ellos y poder realizar la necropsia). Es muy importante entonces preparar el cadáver adecuadamente para que el veterinario y el patólogo puedan obtener la máxima información posible.

La primera regla de importancia: NUNCA CONGELAR EL CADÁVER. Los tejidos y líquidos corporales se expanden cuando se congelan; esta dilatación afecta a todas las células que son portadoras de importante información. Se rompen al congelarlas y la información estaría perdida para siempre. No obstante, es de máxima importancia enfriar el cadáver cuanto antes después de la muerte. La manera correcta de hacerlo es sumergirlo en una solución de agua y jabón, lo más fría posible. Déjelo en el agua unos 30 minutos como mínimo (más tiempo para los cadáveres mayores). Luego sáquelo y pase una toalla para eliminar el exceso de agua. Envuélvalo en dos capas de bolsas de plástico y póngalo en la NEVERA. Para lograr los mejores resultados, la necropsia se realizará cuanto antes, inmediatamente después de su muerte o hasta 12 horas después. Si esto no es posible, aún cuando se haga a las 24 horas hasta 48 horas después del suceso, algo sobre la información contenida dentro podría ser revelada, sobre todo si el cadáver ha sido bien conservado.

¿En que consiste una necropsia?
La necropsia es una investigación detallada, del interior y exterior, del organismo del ave muerta. Consiste en dos partes, la necropsia bruta y la investigación microscópica. En la necroscopia bruta, el veterinario examina el cadáver por la parte interior y exterior, buscando cualquier cambio anormal. Estos podrían incluir variaciones de color, hemorragias subcutáneas o internas, perdidas de peso, o hinchazones, y pueden confirmar o descartar un diagnóstico Un órgano, particularmente el hígado o los intestinos podrían superar el tamaño normal o estar descoloridos debido a la enfermedad. El corazón, los pulmones, los sacos aéreos podrían estar afectados, o incluso podríamos hallar algunas colonias de hongos, bacterias o lavaduras en el interior. En el caso de una hembra muerta durante la época de cría , es posible que haya un huevo en el útero. Si se descubre a tiempo (otra razón para realizar la necropsia cuanto antes) y está completamente formado, es posible salvarlo con la incubación artificial. Para un mejor diagnóstico, muestras de tejido y fluidos selectos serán sometidos a tinciones especializadas y a una investigación microscópica. Es posible, que hagan falta trabajos de laboratorios especializados, sobre todo para hacer cultivos de las bacterias o los hongos presentes, así como la serología y tinciones fluorescentes El laboratorio se ocupará de los estudios para determinar la intoxicación mortal por veneno. El trabajo del dueño, del veterinario y del laboratorio dará como resultado la causa concreta de la muerte. Al conocer la causa de la muerte, el dueño sabrá ésta fue originada por una enfermedad o por una negligencia; entonces sabrá cuidar mejor a su próximo loro. Si el loro fallecido pertenecía a una casa con muchos loros, el dueño podrá proteger a los demás contra la enfermedad o el descuido que lo mató.


0 COMENTARIOS
Comentarios
publica tu comentario PUBLICA TU COMENTARIO